viernes, septiembre 08, 2017

En el Hotel Manquehue (HM) de Puerto Montt.


En las puertas del sur del mundo, en la bella ciudad de Puerto Montt se alza imponente el HM –así nos hemos querido referir a este magno hotel- que lo tiene todo. Destacan su excelente infraestructura y su equipo humano -que es, a nuestro juicio, lo más valorable- inmersos en un significativo cosmos: una bella fachada, de arquitectura que se funde respetuosamente con el resto de la ciudad; áreas de recepción, salas de estar y bar del mejor nivel; cómodos estacionamientos y ascensores. Pero, lo más importante, habitaciones realmente confortables.
En un mundo lleno de ofertas, propuestas y nuevos planteamientos de turismo, exploración y disfrute, hay elementos que se mantendrán en el tiempo. La excelencia y calidad no se tranzarán nunca y estarán siempre al servicio de quienes requieren vivir una experiencia de hospedaje del más alto nivel, y eso se vive en el HM.
En amable ambiente, y en el marco de una nueva propuesta culinaria del hotel, fuimos a degustar su cambio de carta. Además de disfrutar de sus instalaciones y ser tratados como embajadores de algún reinado nórdico o arábigo; pudimos recorrer el entorno natural, social y culinario de la ciudad y verificar que  el HM se ha situado de manera notable. Es en ese contexto, este nuevo esfuerzo que realiza el HM por mejorar su prominencia en la  gastronomía regional con esta nueva carta, es notable.
Sin embargo, el universo del HM se completa con las personas que están ahí para que todo funcione y sea un agrado alojar y, también, desplazarse por toda la ciudad desde y hacia el hotel. Se siente la seguridad, cordialidad y preocupación por la atención, en todo aspecto, de lo que demande un pasajero.
Cuando llegue al HM conocerán al señor Javier Gebauer Dipell, su Gerente. Él no tiene reparos en considerar a cada una de las personas y tomar en miramiento todo lo que sea para dar la máxima atención al pasajero y, también, a sus colaboradores. Al interior sentirán que han llegado a una genial obra de diseño y organización, liderada por Gebauer.
Nueva propuesta culinaria.
La nueva propuesta culinaria del HM, es lo mejor que se podría concebir en el sueño de una alta gastronomía, combinada con los productos típicos de la zona. En el caso de esta crónica, las tres sublimes propuestas que alcanzaron epifanías en un vetusto paladar periodístico fueron: las Esferas de Jaiba rellenas con queso y queso azul, la Terrina de Sierra ahumada con leche y la Entraña sobre puré rústico de Papas chilotas. Obviamente, estas exquisiteces fueron contrastadas por la fina atención de su sommelier, el cual siempre destacó sus elecciones antes de degustar cada plato. Para cerrar, en la coronación de estas degustaciones, el pastelero dejó ver que su trabajo no tuvo límites en el dulzor y la sedosidad.
Si van, llegan y se hospedan en el HM no pueden perderse tales platos y degustar sus postres. Aquello ya se convierte en lo ideal de un mundo paralelo, con todas las comodidades y sabores, en las puertas del sur del mundo.
Al desplazarse por la ciudad, podrán entender hacia donde apuntó el HM con su nueva propuesta culinaria. Allá, en la caleta de Angelmó y en el Mercado Ibañez, se encontrarán inmersos en toda la cultura puertomontina y, también, con todos los productos de la zona. Obviamente, el salmón la sierra y las jaibas son productos que el mar entrega, generosamente; la costa provee de cochayuyo, piures y almejas; completando todo ello con las papas y hortalizas varias que proporciona su tierra.
En el marco de la Feria gastronómica Tá de Sur.
Pero el HM no estaba solo en esto. En el gran polo turístico y de la zona sur de Chile, en la comuna de Puerto Montt (capital de la provincia de Llanquihue y de la Región de los Lagos) se llevó a cabo la feria Tá de Sur. Confirmando el potencial de su cocina; que en base a los productos de excelencia con los que cuentan y la puesta en valor de los mismos, por parte de los cocineros del sur; hicieron de aquel maridaje, la mezcla perfecta para pensar en el desarrollo del turismo de la zona, de la mano de la gastronomía.
La cita, este año, reunió a cerca de 20 restaurantes de la capital regional, más los mercados Presidente Ibáñez y Angelmó, los pescadores de Caleta Anahuac; además por cierto, de la Asociación Gastronómica Los Lagos (AGALL), quienes supieron realzar cada una de las preparaciones que, maridadas con los vinos del Valle de Curicó, completaron una oferta que incluyó a la familia y los niños.
Entre los restaurantes participantes destacaron El Fogón de Pepe, El Rincón de Adela, San Marino, Entre Mar y Pasta, Rhenania, Nana Bahamonde, El Japón del Lago, Breko, Green Go y El Sanguchote, entre otros; además de los restaurantes de los hoteles Dreams, Gran Pacífico, Manquehue y Don Luis.
Buscando al panadero.
Claro que nos faltó algo muy importante para nosotros y, de todas formas, se realizó la búsqueda; encontrándonos, en el centro mismo de Puerto Montt, con el panadero. Ahí estuvimos con Eladio Antonio Gómez Velásquez, ganador de La Ruta de la Marraqueta y un hacedor de bellas marraquetas y hallullas.
Tanto en el HM, como en Tá de Sur no localizamos pan tradicional. Al parecer, no es cuestión de desconocimiento ni opción, sino, de desconexiones. Siendo así, estamos ciertos que: para el próximo año los uniremos y lograremos cerrar el círculo completo de la gastronomía chilena. Allá, a las puertas del sur de Chile tendrá que llegar, en su tiempo, el paneir y también las longanizas y chorizos abrazados en marraquetas: el choripán.
Héctor Samuel Quijada Olguín
Editado por Cristián González Mora.

Imágenes de Alex Antonio Molina Velásquez

No hay comentarios.:

 
Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.